despidetedefumar.com


Herramienta gratuita para dejar de fumar | el reto del mono




6446

Síndrome de Abstinencia

Sindrome de Abstinencia

El síndrome de abstinencia es conocido como el conjunto de reacciones físicas que experimenta una persona con una adicción a una sustancia en particular y deja de consumirla.

Este síndrome se relaciona con el hecho de dejar de suministrar nicotina a nuestro cerebro que es el encargado de recibir la sustancia en sus receptores nicotínicos que producen las sensaciones placenteras. Empieza a notar su ausencia y a pedirla transcurridas unas 2 horas desde el consumo del último cigarrillo. Es por este motivo que muchos fumadores sienten esa sensación placentera al encender un cigarro.

Los primeros síntomas se manifiestan entre las 6 y 12 horas siguientes al consumo del último cigarrillo. El punto máximo de sintomatología se da entre el primer y tercer día. La duración aproximada del síndrome de abstinencia desde que empieza a manifestarse hasta que se reducen los síntomas suele ser de 3 o 4 semanas.

Como en toda adicción al dejar el tabaco de forma drástica se produce un síndrome de abstinencia que cada persona experimenta de diferente forma.

El primer síntoma conocido como “craving” se refiere a la sensación y deseo de dar una calada a un cigarrillo. Esta abstinencia al dejar de fumar suele venir acompañada de múltiples síndromes tales como: irritabilidad, ansiedad, trastorno del sueño, tristeza, aumento de apetito, rabia, melancolía, dificultad de concentración, etc.

Para combatir todos estos síntomas es recomendable realizar técnicas de relajación, ejercicio físico, dieta sana y saludable rica en fibra, evitar bebidas excitantes y el alcohol.

Muchas veces algunos de nuestros mayores miedos son afrontar situaciones que generalmente relacionamos con el acto de fumar, vencer ese miedo es un primer gran paso.

Consejos alimenticios durante el síndrome de abstinencia

Existen una serie de consejos alimentarios indicados para superar el síndrome de abstinencia sin tener que ganar demasiados kilos durante el camino. Para evitar el hambre hay que fijar unos intervalos regulares de tiempo entre las comidas, incluyendo uno o dos tentempiés al día, pero solo durante las primeras semanas de tratamiento, que deben hacerse a base de bebidas azucaradas, fruta o alimentos ricos en proteínas. “El aumento de peso puede variar de uno a ocho kilos”.

Beber mucha agua es fundamental, al menos dos litros al día. Lo ideal son las bebidas calientes, como las infusiones, porque ayudan a incrementar la sensación de saciedad y eliminan las toxinas del cuerpo. Los alimentos ricos en fibra también están especialmente recomendados para no engordar.

A todos estos consejos alimenticios hay que sumar el ejercicio físico, como apuntarse a un gimnasio o realizar deporte por libre. Se calcula que las calorías que se queman con la nicotina contenida en un paquete de tabaco son equivalentes a las de media hora de carrera o veinte minutos de natación. Además, el deporte está especialmente recomendado durante la primera fase en la que se deja de fumar porque contribuye a canalizar el estrés, disminuir la ansiedad y mejorar la salud mental.