despidetedefumar.com


Herramienta gratuita para dejar de fumar | el reto del mono




6590

Dejar de fumar sin engordar

Ayuda para dejar de fumar sin engordar

No es nuevo para nadie que dejar de fumar engorda, debemos saber porque esto sucede y así tomar las medidas necesarias para cuidarnos, ya que hablamos de dos de los grandes enemigos de los hábitos actuales que atentan contra nuestra salud, el tabaco y la obesidad, la lucha contra ellos lleva ya algún tiempo siendo una de las principales batallas que representan un reto para muchas personas en la actualidad.

dejar de fumar sin engordar

Empieza más o menos así, al dar el primer paso para dejar de fumar suele aumentarse de peso alrededor de los 4 kilos, pues se presenta lo que se conoce como el síndrome de abstinencia, atacando esencialmente nuestra ansiedad. Lo que ocurre con la nicotina es que el solo hecho de consumirla quema calorías, unas 250 kcal por cada paquete de 20 cigarrillos y eso aumenta la sensación de saciedad elevando los niveles de azúcar en la sangre.

Es por esto que al intentar abandonar este mal hábito puede provocarnos el aumento de apetito para “engañar” la abstinencia que nos aborda luego de dejar de fumar, pero siempre existirá alguna salida para contrarrestar ambos efectos.

No significa este hecho que debamos alterarnos o perder la paciencia, ya que no se sigue engordando a medida que pase el tiempo sin fumar, es solo durante las primeras semanas, hay que ser cuidados de no dejarse llevar y volver al tabaco por creer que se puede controlar el peso con esto, grave error pensarlo. Mantener la fuerza de voluntad es esencial, no permitir que ese efecto de placer que nos proporciona la nicotina en el cerebro, al dejarlo se transforme en angustia y ansiedad. Dicha ansiedad puede llevarnos a comer más para compensar esta falta que sentimos.

Es por esto que debemos estar atentos a que los días que estén más relacionados al fumar como fiestas o reuniones con amigos, sustituir el cigarrillo por alguna otra cosa, evitando que sean alimentos que engorden, en el caso de que se escoja comer, pues la clave para dejarlo sin engordar se enfoca en este aspecto de sustituir, totalmente valido, siempre y cuando escojan opciones ricas pero también sanas, y así estaríamos cuidando dos cosas.

Al momento de buscar como posible sustituto la comida es importante pensar también, en una buena charla, ejercicios, beber agua, goma de mascar, respirar un poco, ser más fuerte de pensamiento, no siempre debe ser la comida, esto nos ayuda a apartar el deseo de fumar que es, al principio lo primero que nos viene a la mente.

Las primeras semanas es indispensable, de ser posible evitar las bebidas que contengan alcohol o aquellas que suelen alterar un poco los nervios como el café o té verde, y enfocarse en consumir preferiblemente comidas ligeras y de una manera más frecuente así mantendremos un nivel de saciedad.

Aunque suponga algo un tanto difícil se debe recordar la importancia que es asumir el intento, algo que ya supone un enorme paso para cada uno de nosotros, y que esas ganas de fumar no serán eternas, a medida que pasa el tiempo, cuatro o seis semanas va disminuyendo la intensidad, hasta que según la disposición y constancia finalmente queden reducidas a una renuncia durante meses a dejarlo, es en este momento cuando habremos logrado lo que significara un gran momento de nuestras vidas al sentir la satisfacción de vencer y alcanzar este reto de dejar fumar, bien sea sin engordar o en el extremo de caso de ganar unos kilitos de mas, siempre podremos quitarlos más fácilmente seleccionando una adecuada y saludable dieta, y sentiremos ese enorme placer de victoria contra este gran enemigo, el mono de dejar de fumar.